lunes, octubre 24

Bill Murray recibe el prestigioso premio Mark Twain

24 de octubre, 2016 (AFP). El actor estadounidense Bill Murray fue homenajeado la noche del domingo en Washington, donde recibió el Mark Twain Prize for American Humor, uno de los galardones más prestigiosos de Estados Unidos.

El comediante, de 66 años, protagonista de películas como 'Lost in Translation' (2003), 'Cazafantasmas' (1984) y 'Hechizo del tiempo' ('Atrapado en el tiempo en España', 1993), recibió el galardón en una ceremonia en el Kennedy Center de la capital estadounidense.

Se trató para Murray de un fin de semana de festejos, cuando después de una sequía de 71 años su equipo favorito, los Cachorros de Chicago, se clasificó para la final de la Serie Mundial de béisbol.

"Estoy perdido y tengo la sensación de estar en un huracán", dijo el actor, quien lució una pajarita con los colores azules brillantes de su club sobre una camisa blanca y un esmóquin más clásicos.

"Es un hombre que viaja por el mundo para repartir alegría y un toque de locura por donde quiera que va", dijo su colega comediante Jimmy Kimmel.

Murray es conocido por poner siempre un toque de locura a la vida real. Circula la leyenda urbana de que le gusta abordar por la espalda a desconocidos, taparles los ojos con sus manos y susurrarles: "Nadie te va a creer jamás".

En la ceremonia, Bill Murray agradeció a su hermano Bryan, "la única razón por la que estoy aquí", pues fue quien lo hizo debutar en el teatro en Chicago para después hacerse famoso con sus apariciones en 'Saturday Night Live', programa que ha catapultado a numerosos actores.

A partir de allí los éxitos vinieron uno tras otro y Murray protagonizó varias películas de culto.

Su interpretación de un maduro actor perdido en Tokio en el filme coprotagonizado por Scarlett Johansson 'Lost in Translation' le valió dos prestigiosos premios a mejor actor (Globo de Oro y BAFTA) y una nominación al Óscar.

Antes de la entrega del premio, Murray aprovechó su visita a Washington para comer con Sonia Sotomayor, jueza del Tribunal Supremo, y hacer una incursión en la sala de prensa de la Casa Blanca ataviado con la chaqueta de los Cachorros, que desconcertó incluso al presidente Barack Obama, un fan de los Medias Blancas, club rival en Chicago.