viernes, octubre 7

Los islamistas radicales declaran la guerra al cine nigeriano

7 de octubre, 2016 (AFP). La actriz Rahama Sadau no ha hecho más que darle la mano a un hombre en el videoclip de un cantante nigeriano del "sur", pero la asociación de los cineastas del "norte" lo consideró un atrevimiento y la "proscribió de por vida".

"Rahama no podrá nunca más actuar en una película de Kannywood debido a su comportamiento inmoral permanente", ha explicado a la AFP Salisu Mohamed, presidente de la Asociación de Cineastas del Norte de Nigeria (Motion Pictures Practitioners of Nigeria - MOPPAN).

Nigeria cuenta con la segunda industria cinematográfica del mundo en cantidad de producciones, pero está como el país, dividida en dos.

En el sur, cristiano evangélico, Nollywood cuenta historias de mujeres ricas de más de 50 años que cortejan a los amigos de sus hijos, de parejas que se rompen porque el marido tiene una aventura con la sirvienta o de estudiantes que seducen al profesor con unos escotes pronunciados.

En el norte musulmán, Kannywood (nombre de la capital nordista, Kano) habla de amor, de venganza y de traición. Los parecidos se limitan a eso. Aquí hay que respetar los códigos del islam.

Cuando 12 Estados del Norte instauraron la sharía en 1999, se sobreentendía que el cine desaparecería del mapa. "Pero la industria empleaba a miles de personas", explica Carmen Mc Cain, investigadora estadounidense especialista en cine y música de la etnia Hausa.

Después de varios escándalos, las asociaciones locales alcanzaron un acuerdo para introducir normas de conducta entre los actores que, entre otras muchas cosas, impiden que los hombres y las mujeres se toquen.

"Pero participar en los filmes de Nollywood es una muestra de reconocimiento" para los actores del norte, prosigue la investigadora. "El tema hoy es saber si los actores de Kannywood pueden actuar en producciones del sur".

Ducha con champán


En el videoclip "I Love You" del artista Classic, la "reina de Kannywood", Rahama, encarna a una vendedora de fruta y verduras del mercado, de la que el cantante se enamora locamente.

Nada comparable con los videoclips grabados en Lagos (sur), donde las mujeres hacen "twerking" (un provocador estilo de baile) en bikini y toman duchas con champán.

En "I love you" Classic roza el hombro de la joven, le toma la mano en un campo de flores y da un mordisco al fruto prohibido: una pequeña berenjena verde que ella vende en su puesto del mercado.

MOPPAN lo considera escandaloso. Después de muchas advertencias y suspensiones de varios meses decidió prohibirle a Rahama su participación en películas producidas en el norte.

"Estamos felices de que por fin los cineastas hayan abierto los ojos", declaró Salisu Idris, un imán de Kano. "Hace tiempo que les pedimos que limpien esta industria, que fomenta la inmoralidad entre los jóvenes".

En agosto, tras una campaña de presión sobre el gobierno, la comunidad musulmana radical de Kano había impedido la construcción de un centro cinematográfico de 10 millones de dólares.

El actor estrella Ali Nuhu criticó la proscripción mediante un texto en un diario local: "El país Hausa (grupo étnico de 60 millones de personas que se extiende a lo largo del Sahel) no va a ser más islamista que Arabia Saudita o Irán".

Nuhu también está en el punto de mira de los conservadores.

"Ali Nuhu hace el amor con Jackie Appiah en una película de Nollywood, debería ser tratado de la misma manera" que Rahama, escribió un internauta.

La actriz de 24 años difundió el miércoles una carta "pidiendo perdón". Pero añade: "Tocar a alguien en mi trabajo es inevitable".