jueves, mayo 25

Un filme sobre la lucha contra el sida y un drama familiar ruso, favoritos en Cannes

Cannes, Francia.- Una crónica de los años de la epidemia del sida en Francia y una película rusa sobre una familia rota son los favoritos de la crítica en la carrera por la Palma de Oro, a cinco días del final del Festival de Cannes.

Cuando todavía faltan por proyectar siete filmes de los 19 que están en lista antes del anuncio del palmarés el domingo, el jurado, presidido por el español Pedro Almodóvar, podría anunciar un veredicto bien diferente al de los pronósticos de la prensa. Así fue el año pasado, al premiar “Yo, Daniel Blake” de Ken Loach, mientras todas las quinielas señalaban a “Toni Erdmann” de la alemana Maren Ade.

– Favoritos para la Palma de Oro –

Las apuestas apuntan a “120 battements par minute” (“120 pulsaciones por minuto”), el tercer filme del francés Robin Campillo, que impresionó el sábado a la crítica gala. En 2h 20 minutos, la película describe la lucha contra la epidemia del sida mediante la acción de la asociación Act Up en París.

Seis miembros de un panel de 15 críticos franceses le atribuyen el máximo galardón.

La revista especializada Screen, con un grupo de 11 críticos internacionales, se muestra un poco menos entusiasta y le atribuye una nota de 2,5, por detrás de “Loveless” de Andrei Zvyaguintsev (“Leviatán”), el primer filme que se presentó en competición. Este drama sobre una familia destrozada quiere simbolizar una sociedad rusa deshumanizada (nota 3,2).

Calificando la película de “obra maestra”, Peter Bradshaw, crítico del diario británico The Guardian, le atribuye cinco estrellas.

La nueva cinta de Michael Haneke, “Happy End”, en cambio decepcionó a una parte de la crítica, que ya pensaba que el director austriaco se alzaría con una tercera Palma de Oro, después de las de “La cinta blanca” y “Amor”.

– Premios a las interpretaciones –

Ya con un premio de interpretación a sus espaldas, por “Z” de Costa Gavras en 1969, el veterano actor francés Jean-Louis Trintignant podría llevarse una segunda recompensa gracias a “Happy End”. En la historia de Michael Haneke, el actor de 86 años es un patriarca de una familia burguesa sin ganas de vivir.

Frente a él, el cómico estadounidense Adam Sandler también fue aplaudido por la crítica, en su papel de hijo dominado por su padre (Dustin Hoffman) en “The Meyerowitz Stories”. “Una revelación”, estimó Robbie Collin del Daily Telegraph.

Otro actor que no pasó desapercibido fue el argentino Nahuel Pérez Biscayart, cuyo papel de enfermo de sida y militante en “120 battements par minute” convenció a una parte de la prensa.

Respecto a las actrices, los especialistas todavía no se han decantado por ninguna intérprete aunque en “Loveless”, la rusa Maryana Spivak interpreta con maestría a una madre sin ningún tipo de sentimiento. AFP